¡EXTREMADAMENTE IMPULSIVO!

INFORMACIONES SOBRE PROYECTOS

Aire comprimido de BOGE clasifica plásticos para el Grupo Tönsmeier

EL RETO
En la planta de Tönsmeier se reciclan anualmente alrededor de 100 000 toneladas de envases ligeros de plástico. A velocidades de transporte de 3 metros por segundo, la clasificación sólo puede efectuarse mediante impulsos de aire comprimido. Las pretensiones: alta disponibilidad con demanda altamente flexible en condiciones ambientales extremas.

LA SOLUCIÓN BOGE
Instalación en contenedor doble de 40": Dos máquinas de 55 kW de la serie S y una máquina de 75 kW con velocidad fija se encargan del abastecimiento básico. Un compresor de 90 kW de la serie SLF regulado por velocidad cubre la carga máxima. Un mando de orden superior conecta y desconecta los compresores en función de la demanda.

EL RESULTADO
Una planta que cubre de forma fiable y económica todas las demandas de carga con un porcentaje muy bajo de marcha en vacío (inferior al 2 por ciento).

    X
    SOBRE EL PROYECTO

    En la fábrica del Grupo Tönsmeier en Oppin/Sachsen-Anhalt puede observarse el modo en que los envases ligeros de plástico del “contenedor amarillo“ se clasifican de forma ultra moderna. La planta se puso en servicio allí en 2008, y clasifica alrededor de 100 000 toneladas de materiales reciclables al año en fracciones individuales.

     

    En este caso, el aire comprimido juega un papel especial: las toberas neumáticas proporcionan en el milisegundo adecuado el impulso decisivo para la clasificación. Durante el diseño de la planta, Tönsmeier apostó por el know-how (conocimiento técnico) del fabricante de instalaciones AirFactory y la fiabilidad de los componentes de BOGE.

     

    En el estrecho espacio de un contenedor doble de 40", el equipo de personas alojó una instalación que marca pautas: Tres compresores de tornillo son sustentados por una máquina controlada por frecuencia, y un mando de orden superior regula su conexión y desconexión en función de la demanda. A esto se añaden componentes para el tratamiento del aire comprimido (separador ciclónico, secador frigorífico, microfiltro) y para la recuperación de calor.

     

    El resultado es remarcable: la planta trabaja con un rendimiento óptimo (¡intervalo de marcha sin carga inferior al 2 por ciento!) y sin apenas mantenimiento. Además de cubrir las demandas de carga existentes, aún hay margen de mejora si la demanda aumenta. Por otra parte, la vigilancia remota ofrece al explotador la seguridad de contar en todo momento con los impulsos necesarios para la clasificación.

     

    Para más información sobre el Grupo Tönsmeier, véase:
    www.toensmeier.de

Leer informe del proyecto 
Descargar

Referencia Tönsmeier

pdf,5 MB